Dolor - Darse Cuenta

8.5.16


Me invadió la tristeza abruptamente. Un día mientras hacia la rutina de siempre una mala noticia me llega de repente. Miedo, dolor, angustia, y enojos invadieron mi mente. Por las noches cada vez se hacia presente.
En medio de todo este torbellino espantoso estaba sola. Me di cuenta que amistades no tengo. No supe ver quienes eran genuinos y quienes eran simples apariencias. Necesite un abrazo, necesite una oreja que me escuchara. Pero no había. Siempre he sido yo ese abrazo, esa oreja, siempre fui la que daba tanto.
Se acabo. De ahora en más seré más cuidadosa en elegir amigos. Empece a ser mi oreja, a ser mi abrazo, a ser mi animadora en momentos tristes. Entendí que tengo que darme más a mi. Darme tiempos, a escucharme, a conocerme, a sentir y sobre todo comenzar a vivir la vida que quiero para mi.
Alguien que admiro muchísimo dijo que su mente es bulliciosa, en constante torbellino se encuentra, sin embargo detiene todo y la calla. Le dice “Shhhhhhh!”. Se detiene a observar su presente, mientras lentamente respira. Lo puse en practica. En mi caso funciono. Lentamente las cosas se fueron acomodando, y en ese mismo instante es donde sentí que no estaba sola. Me tenia a mi misma. Voy a extrañar a aquella persona que partió, en medio de todo este dolor seré yo la que me consuele y me de amor.
→Ruth

No hay comentarios

Publicar un comentario