Confesiones de taller {3}

11.3.16

By gabrielrobertflores
Una tarde de otoño me encontraba trabajando en el taller de mi casa. Estaba investigando sobre el color y sus propiedades. Hay tanta información, hay tantas teorías y sobre todo, hay muchos "profesores" que explican su versión o simplemente reformulan la versión de otro.
Leyendo me encontré con los colores complementario, he inmediatamente los compare con las relaciones personales.
Los colores complementarios son: Naranja-Azul, Rojo-Verde y Amarillo-Violeta. Juntos crean hermosas combinaciones. Sin embargo cuando los mezclas los colores se ponen marrones, se oscurecen, en cambio al estar uno al lado del otro forman una combinación viva y brillante.
Lo mismo, creo que yo, sucede con las personas. En todos los talleres, que he concurrido encontré personas alegres, motivadoras, enérgicas, humildes, simpáticas, simples, rebuscadas, egocéntricas, calladas, habladoras, positivas, negativas, etc. Si están juntas, es decir, una al lado de la otra se complementan. Sin embargo, cuando empiezan a mezclar lo que ocurre en el taller con su vida privada, y comienzan a hablar de problemas familiares cuando no corresponde, el grupo termina siendo un desastre y tienes mas ganas de irte, que de quedarte.
Afortunadamente tengo un par, que mas que complementarias somos análogas y nos llevamos muy bien. 
•Stella 

No hay comentarios

Publicar un comentario