CONFESIONES DE TALLER {2}

17.1.16

Minna Gilligan en  Melbourne Studio.
En un taller voy para aprender y también para algo que muy pocas veces es mencionado. Ademas, de descubrir cosas nuevas voy a divertirme, a charlar, y a reír sin parar.
En algunos talleres, donde he ido esto no ocurría con frecuencia, sin embargo me siento muy afortunada actualmente, de pertenecer a un grupo donde las risas abundan. Por momentos me desconecto del mundo al pintar, pero hay veces que un chiste o algo que se dice me vuelve a conectar, y las carcajadas de distintos estilos comienzas a escuchar.
A veces pienso que estamos todos locos.
Un taller o un seminario tiene que ser divertido, tener un  lugar agradable, porque en un ambiente armonizado se aprende mucho mejor.


•Stella

No hay comentarios

Publicar un comentario