Just Look

17.2.13

Lentamente el sol se desvanece y la noche se hace presente.
Miradas cómplices comienzan aparecer, dirigidas a no se quien.
Con mi copa en la mano recorro el jardín de Mariano, un extraño hombre que no conozco pero ya lo amo. El aroma a jazmín inunda mi ser, llevándome aquel lugar que mi alma cree conocer.
De repente tu estas allí, con un perfecto traje gris.
Cansado después de trabajar, igual estas aquí dispuesto para mi.
Siempre nos mirábamos, sin embargo nunca hablamos.
Eso es muy extraño.
→Simona

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Muchas Gracias Rita! Me alegro que te guste, estoy comenzando a mostrar lo que escribo.
      Besotes.

      Eliminar
  2. Hermoso, me ha encantado.

    ResponderEliminar