Fragmento del libro {La Bella de La Bestia}

20.12.12


"—¿Nunca has sentido ganas de sonreír, sin saber por qué, al ver a alguien por
primera vez?
—Sí, me ocurre, más que nada, con los bebés. Hay algo en los bebés que hace
que surja en mí una alegre ternura.
—Eso fue lo que sentí cuando vi a ese hombre. Sentí ganas de cuidarlo, de
hacerlo sonreír.
—Los hombres son quienes cuidan de las mujeres —murmuró Margaret,
sintiéndose ligeramente sorprendida—. Las mujeres no pueden cuidar de los
hombres.
—Claro que pueden. Los hombres luchan, protegen, dirigen y esas cosas, ya lo
sé. Una vez le pregunté a papá si las mujeres estábamos en el mundo sólo para parir
hijos y me contestó que no. Me dijo que nacemos para evitar que los hombres olviden
las cosas suaves y bellas de la existencia y para mantener vivos los sentimientos más
amables. También dijo que teníamos la función de aligerar el camino del hombre, de
reconfortarlo y ser su refugio cuando el mundo se hace demasiado difícil de soportar.
—¿Y todo eso es lo que quieres hacer para ese hombre?
—Sí. Quiero borrar las arrugas de preocupación de su cara y hacer que ese
vozarrón retumbe transformado en una alegre carcajada. —Suspiró—. Pero no es lo
que va a ocurrir, son fantasías. Me voy a casar con Robert dentro de unas horas.."

No hay comentarios

Publicar un comentario