Jillian Hunter // Mi Amado Lord

29.4.12

Argumento:Atrapada por su hermano mientras besaba a un hombre en el parque, Chloe ha terminado recluida en la aburrida mansión de su tío, sir Humphrey. Atrás quedan los bailes, las risas y las amistades más peligrosas. Pero ahora se enfrenta a una situación inimaginable, secuestrada en su propia casa por un hombre al que todos creen muerto, un sujeto peligroso, desesperado… y muy atractivo. Otra mujer se hubiera desmayado o hubiera intentado escapar, pero ella no puede dejar de notar el magnetismo que desprende la piel de su captor. Después de todo, tras la “muerte” de Dominic se han multiplicado los rumores de que su fantasma sigue seduciendo a las mujeres de la comarca. Chloe no cree en fantasmas, pero está dispuesta a comprobarlo. Pocos hombres pasan por la experiencia de ser apuñalados en la cama y contemplar su propio entierro. Dominic ha sobrevivido a sus heridas, pero mantiene la farsa de su muerte para poder trabajar desde las sombras y capturar a los culpables. Una situación que tiene inconvenientes, como el de acabar ensangrentado, oculto entre una montaña de delicada de ropa interior femenina. Cuando Chloe le descubre, Dominic cree que su situación no puede ser más desesperada. Sin embargo, aquella muchacha no es como las demás: de pronto, la perspectiva de pasar encerrado con ella toda la noche no le parece tan angustiosa. La pasión, como ambos comprobarán, puede ser el mejor camino para conseguir justicia. 


Recomendada para el fin de semana

Una historia que trata de una chica de lo mas atrevida que, por unos incidentes su hermano la castiga llevando a la casa de campo de sus tíos. Al llegar ocurren cosas de lo mas cómicas y llenas de misterio que no querrás dejar de leer ni un minuto.
Nuestro protagonista en cuestión es un hombre en busca de justicia, pero sus planes se ven un poco, por así decirlo, complicados cuando se encuentra con Chloe. 
La historia llega a un punto en donde Dominic tendrá que decidir entre Chloe o en su venganza para quienes intentaron matarlo.

No hay comentarios

Publicar un comentario