¿ESFORZARME para que me quieran?

14.6.11


Si observamos nuestra vida y miramos también en nuestro derredor vemos cuántos esfuerzos se hacen para ser queridos y aceptados por los demás.
La excesiva amabilidad, ciertas cortesías, la adulación, las alabanzas exageradas o falsa son las más de las veces, por no decir siempre, un esfuerzo constante por ser tenido por persona amable, educada, y ser alabado y retribuido con las mismas lisonjas con que yo he gratificado a los demás.
Y esto que parece algo vano e intrascendente tiene mucha más importancia de lo que parece.
Ese esforzarse por ser querido es un tácito reconocimiento de que nosotros no valemos por nosotros mismos. Es como decir: Ya se que yo no valgo. Pero para que me quieras tengo que hacer y decir todas estas exageraciones y mentiras.
Cuando una persona tiene un justo sentido y sentimiento de si misma , no necesita exagerar ni adular a nadie para ser aceptado. Sabe que es valioso y aceptable por si mismo y no necesita exhibir ningún otro motivo para ser querido y aceptado. La persona equilibrada y madura sabe ademas que la aceptación de los demás es secundaria y variable.
La persona equilibrada y madura sabe ante todo que los que tienen un correcto sentido de los valores y de las cosas, es decir las otras personas maduras, la aceptaran por lo que ella es y no hará falta limosnear nada a nadie.
La persona equilibrada sabe también que la ofensa en boca de necios es alabanza y la alabanza en sus labios es una ofensa.
No recuerdo que autor clásico español decía: Y pues el vulgo es necio
es justo
hablarte en necio
para darle gusto.
Todos conocemos a esas personas y situaciones en que alguien se pavonea e intenta auto-alabarse con fanfarronadas que el mismo quiere creerse, aunque sepa que son falsas. 
Tales personas están confesando implícitamente: Yo valgo poco. Por eso tengo que inventar algo para que me crean que valgo.
Eso mismo es lo que quiere decir en Psicología cuando decimos que todo complejo o sentimiento expresado de superioridad indica un complejo de inferioridad.
Lector amigo, no trates de esforzarte en parecer importante. Lo eres. Conócete, convéncete y vívelo.
¿Para qué vas a gastar esfuerzos estériles?
No tienes que hacer sino ser lo que eres y vivir lo que eres. ¿Para qué más?
¡Tan sencillo que es ser sencillo y lo hacemos difícil!
¡Tan sencillo que ser uno mismo y queremos ser otro!
¡Tan sencillo que ser y queremos aparentar!
¡Tan sencillo que ser lo que somos y queremos ser o aparentar lo que no somos!
Más vale que los que te quieren, te quieran por lo que eres y no por lo que aparentas. Porque si te quieren por lo que aparentas, necesitaras esforzarte continuamente por aparentar y ser hipócrita siempre. ¡Vaya Tormento!
Pero ¿Y el día que los que te quieren descubran que todo por lo que te querían es mentira y pura 
fanfarria? ¡ Vaya desilusión para ellos y para ti!
Existen libros que dan consejos para caer bien, para ser aceptado por todos, para ganarse amigos, para ser simpático, para impresionar bien ... etc... etc... 
Suelen tener éxito y muchos lectores, porque la gente parece preferir lo fácil de las apariencias falsas a la verdad de la realidad.
Somos mucho más y mejor que todo que podamos aparentar.
Pero para verlo, hemos de hacer el trabajo de quitar de nosotros todo lo falso y negativo que hemos pensado hasta ahora.
Eso es trabajoso y doloroso porque es descubrir que hemos estado engañados. Y a casi nadie le gusta eso. Pero es así.
Y si nos diéramos cuenta que somos mucho más y mejor que todo lo que podemos pensar ¿Qué necesidad tendríamos de aparentar nada?
Sé lo que eres. Quiérete por lo que eres. Y te querrán por lo que eres.

Extraído del libo "Vivir como persona" Dario Lostado

2 comentarios:

  1. linda :P muy buen articulo, me gusto mucho y tiene toda la razon!

    ResponderEliminar
  2. @Liz Me alegro que te guste. Hace mucho que lo tenia,lo leí y dije "es el ideal". Reúne todo lo pienso, en palabras.
    Besos Liz

    ResponderEliminar